Echen la luz

Llegando a la ciudad de Puebla y con un buen de sueño (tras seguir hasta casi las tres a.m. centésima por centésima el avance del conteo) y aun no me había enterado quien había ganado la elección, de repente en el centro veo pasar tres carros pitando y ondeando banderas panistas -vaya, creo gano Calderon- (bien, ahora veremos movilizaciones de perredistas enardecidos y mas meses de agitación) a lo cual el chofer del democrático sigue la comparsa claxoneando su unidad. Mi deseo de ver la cobertura en casa se viene abajo tras descubrir que un carro ha tenido la fortuna de irse a embarrar a un poste de luz dejandonos sin la misma a varias cuadras, recordandonos cuanto dependemos de dicho servicio.
 
Tras velas y una furtiva salida al billar con los amigos al alcance llega el olvido momentaneo de los resultados y las respectivas impugnaciones, tendré suficiente de ello en los días faltantes y en conversaciones donde inevitablemente saldrá el tema (se ha esfumado el anhelo de que el día 3 se acababa todo el lodazal).
 
El Momento Kodak: colgando débilmente de un poste roto y caído: el anuncio del ex candidato amarillo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: