Perdidos en el Everest

North Face of EverestEn el lejano año de 1924 se realizó la tercera expedición británica al Everest, la primera fue en 1921 con el propósito de reconocer, cartografiar una zona del mundo hasta ese momento desconocido e inaugurar la ruta hacia el Everest. La segunda, en 1922 con el fin expreso de acercarse todo lo posible a la punta, y la tercera realizada en aquel 1924, nuevamente con la intención de alzarse sobre la cima de la montaña mas alta del mundo. Es obvio decir que aquellos pioneros que se aventuraban a llegar a los lugares donde jamas había estado el hombre se preguntaban si incluso el ser humano podría fisiológicamente llegar hasta los 8000 metros sobre el nivel mar.

Cada paso que dieran, cada empuje hacia arriba suponía entrar en terrenos desconocidos, el equipamiento de ese entonces resulta sorprendente en comparación con los que poseemos actualmente, equipos de oxígeno con multiples defectos y fugas, ropas pesadas y calzados sin forros sintéticos, las noticias de la expedición eran enviadas por correo postal como no podía ser de otra manera, siendo una diferencia abismal a las conexiones satelitales y GPS de hoy en día.

En Junio de 1924, George Mallory y Andrew “Sandy” Irvine Mallory & Irvine last seenpartieron de su campamento ubicado a mas de 8000 metros de altura listos para el ascenso final, siendo vistos por su compañero de escalada, el geologo Noel Odell cuando superaban el segundo escalon de la arista Noreste del Everest. La visión de Odell conformada por las siluetas de ambos montañistas en la montaña se disolvio rapidamente tras las nubes para ser elevados posteriormente a la historia del Everest.

Mallory había sido el unico integrante que había participado en las tres expediciones al Everest, ofreciendo conferencias en 1923 con el fin de buscar el financiamiento necesario para la incursión de 1924, siendo interrogado de la cuestión de subir el Everest:

Si alguien me preguntará cuál es la utilidad de escalar, o de intentar escalar, el pico más alto del mundo, debería decirles que ninguna. No se persigue ningún fin científico; simplemente la gratificación de un impulso, el deseo indómito de descubrir lo inexplorado que late en el corazón del hombre. Conquistados los dos polos, la poderosa cumbre del Everest permanece ante los ojos de un explorador como la única gran conquista posible“.

Todos los que conocieron a Mallory, sus compañeros de escalada y los integrantes de la expedición concuerdan en que en su tercer intento haría lo posible por culminar con éxito, tenía la experiencia necesaria, la habilidad y la entereza necesaria para lograrlo. Habiendo superado el obstaculo mas díficil la cumbre se alzaba aparentemente a pocas horas y distancia de donde se encontraba, perdiendo quizá un poco la percepción debido a la escasez de oxígeno en el aire.

Lo que persevera hasta nuestros días es la voluntad por alcanzar un objetivo, el lamentable deceso de los dos montañistas los convirtio en una leyenda, los volvió heroes por atreverse a llegar donde jamas nadie había estado, es loable e inspirador el actual esfuerzo por escalar el Everest, pero debemos exponenciarlo al hablar de Mallory & Irvine dadas sus condiciones. Muchas interrogantes permanecen aun ¿Porqué eligio al joven Irvine, porqué no a Odell? ¿Lograron llegar a la cima? ¿Fue suficiente el abasto de oxígeno? ¿Qué tal alto llegaron? ¿Qué sucedio realmente?

Numerosas hipotesis se han elaborado en razón de la historia recopilada y a la luz de los descubrimientos físicos siguientes. Quizá algun día, Chomolungma, la diosa madre de la Tierra revele sus secretos, aunque no lo hiciera, la montaña seguirá inspirando respeto y levantando el impulso del hombre por vencer sus obstaculos y la imagen de Mallory e Irvine seguira como ejemplo de inspiración y motivación para todas las generaciones de montañistas que les siguieron.

Second Step

“Y, sin embargo, mientras la miraba, la montaña tomó otro aspecto suavizando sus feroces trazos. Parecía existir algo mágico en esa majestuosa presencia. Yo estaba casi seducido por ella. Fui conciente de que no solo un alpinista queda fascinado, que cualquiera que se acerca a la montaña continuará, a pesar de todos los obstáculos, persiguiendo el lugar mas sagrado y más alto del mundo. Mis amigos debían de haber sido hechizados del mismo modo: si no ¿por qué se quedaban allí?”

E. F. Norton. Citado en “El Misterio del Everest. La gran aventura de Mallory e Irvine” p.306

Anuncios

Un comentario sobre “Perdidos en el Everest

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: