Bailan sin | Cesar

¿Quién carajos si no yo, complico las cosas?

Mesero

Posted by DDay en septiembre 1, 2009

redcarpetrats1

No es fácil ser mesero.

Lo sé de primera instancia, cuando un lejano año en las postrimerías del siglo pasado llego mi hermano con la grandiosa noticia de que fuera mesero los fines de semana. El restaurante no era de primera clase ni nada por el estilo, era de aspecto sencillo y servían barbacoa, que es una carne de borrego cocinada en un hoyo en el suelo, tepetates cubriendo la carne, y una mini montaña de tierra para que el calor se concentre y la carne se cosa en sus propios jugos.

Y sabía riquísima, si le dabas un zarpazo tortillero a la carne cuando la sacaban obtenías un delicioso taco con grasita, calientito. Ya en esas le robaba una semillas adobadas que usaba como guarnición y ¡ay papantla! delicioso bocado de dioses aztecas.

008_picsHe comentado pues que era sencillo el negocio, mas no así la gente que solía llegar, rucos ricos que se creían y supongo se siguen creyendo que por el hecho de tener la lana se les iba a atender de volada. Jajaja. Lo siento amigo, pero aquella familia llego antes. Claro esta que ello me ocasionaba regaños de ellos y de los dueños, que porque no los atendía rápido, que eran clientes frecuentes, que me iban a dejar buena propina. La única constante que siempre fue era que estos tipos eran mas marros para dejar propina que otros clientes de aspecto mas fresco y sencillo.

Si querías tener buena propina era aconsejable esmerarse aun más en la atencion a las familias pequeñas, o a aquella pareja cuyo galán gustaba de mostrarse esplendida frente a la dama en cuestión y de paso podías guiñarle el ojito a la damita y aumentar tu egoteca de mesero pobre… pero galán.

En si con aquellos nombrados por la gente del restaurante como ricachones al contrario de mis compañeros que solo faltaba les dejaran hecho sus taquitos a estos comensales, yo los atendía bien y a secas, no esperaba mucho de ellos, hartado y nunca acostumbrado a su imprudencia y malos tratos, aunque como en todo aclaro que siempre hay excepciones.

Ahora ya sentado en la mesa observo cuanto cambian la actitud de estos individuos que llevan tus platos, que en momentos de presión cuando la gente se les amontona en las mesas ejercen preferencia sobre aquellos cuya apariencia dice “tengo lana” dejando relegados a la mayoría.

Si hablamos de discriminación, la hay en todas partes, no se porque luego nos quejamos de que en el exterior se mofan de la imagen de charro mexicano o de rasgos típicos de la cultura mexicana, si nosotros en el interior somos los primeros que nos discriminamos.

Así que si ese mesero les atendió bien denle su propina en relación a su esfuerzo no mas, hay algunos pedantes que le hacen gala a la fama del restaurante donde comen.

Otro punto para anotar: ese tipo siempre estara viendo el escote a las damas de buen ver que esten en la mesa.

3 comentarios to “Mesero”

  1. superKT said

    ah q anécdotas aquellas… recuerdo esa q se me quedó muy presente cuando comiendo justamente barbacoa beby y tú me contaban acerca de la chica frondosa que llegó a comer al restaurant con tremeeeeeeendas bubies! y uds. contándo como alegres compadres que son y haciendo la misma cara de babas que en su momento han de haber hecho al verla!

    En fin le diré a mi hno que lo lea y te regale su opinión en esta su nueva etapa de mesero pobre… pero galán!

    Me cae de madres que no hay mejor descripción que esa!

    Un beso paracaidista!!!

    • DDay said

      Jajaja ya recordé ese episodio y aun me viene a la mente ese vaivén xD, si le avisas a tu hermano será bienvenido, y más aun si es del gremio del cual forme parte.

  2. que buen post, viejo !!! sin duda me has traído los recuerdos de cuando también andaba en la mesereada o como me decía mi hermana -meserete-.. ja, aclaro.. sin denigrar tan dura profesión, porque precisamente es eso… UNA PROFESIÓN, porque no es nada fácil atender y satisfacer las exigencias de una jauría de comensales hambrientos y a la vez cuidarse de no tirar algo, no quemarse, verle la pierna a la hija del cliente y así..jajaja… gracias por recordarme de donde vengo, amigo !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: