Reseña: Capitán Fantástico

Le traía bastantes ganas a esta película desde hace mucho, y es grato poder palomear como cumplido algo de tu lista llamada “Lo que le traigo ganas desde hace mucho”; aunque sea una película y no tus pendientes más urgentes de hace años.

Pero el post es sobre la película, que no sobre mis pendientes; y de la película les puedo decir que es sensacional: si te dejas llevar por ella te encontrarás de repente queriendo estar en el papel de Viggo Mortensen y volverte un Capitán Fantástico para tus hijos y para la mujer que amas.

captain_fantastic_poster-musica

Viggo es Ben Cash, una especie de hippie que ha criado seis hijos hippies en el corazón de un idílico bosque, formando un clan que lo mismo aprende de caza salvaje a cuchillo limpio, arma tertulias literarias a la luz de una fogata con metas semanales de avance por capítulos, celebra el Día de Noam Chomsky o los lleva a entrenar cuesta arriba de su campamento que, no se engañen, cuenta con todo el alimento cultural que un individuo humano pueda necesitar.

Pese a lluvias, frío o viento, eso no lo detendrá para poner a prueba la voluntad de cada uno de sus hijos en ejemplos tales como escalar una enorme pared rocosa durante esas condiciones o por el contrario, contrastar las opiniones de cualquier miembro de su progenie frente a los demás armando un coliloquio que apuesto fue visto por última vez en la Grecia Clásica.

El problema se desencadena cuando Ben debe llevar a sus hijos al “exterior”, acá es donde el director suelta los contrastes entre el ideal del ser humano al presentar a unos niños atléticos y genios pero sin las habilidades para desenvolverse en el mundo actual frente a otros seres humanos criados bajo las costumbres cotidianas de un lento programa de aprendizaje, adoctrinados por la televisión y extasiados por las marcas de consumo masivo.

No expondré más los motivos que los impulsan a salir sino los invito a que acudan a verla en cuanto le puedan dedicar dos horas con su familia, solo les advierto que Ben no se anda con rodeos y no se detendrá para explicar las cosas como son, tales como la muerte de un ser amado o las relaciones sexuales frente a los niños, pasado este punto, la película de Matt Ross del pasado 2016 es completamente disfrutable de pies a cabeza si tienes cierta alma de bohemia y cultura indie.

Puedo decir que te gustará ampliamente si muchas veces has deseado desplazarte fuera del camino de las normas prestablecidas y mandar todo al carajo como Ben Cash lo hace; el enorme actor que es Viggo soporta la película casi enteramente sobre sus hombros y en ningún momento la suelta ni deja de ser fiel a si mismo, salvo cuando en el camino deberá elegir entre sus convicciones y las normas no escritas para desenvolverse en sociedad.

Aparte, cómo no sentirte identificado con un Capitán Fantástico que ha dejado todo para concentrarse en aquello que lo hace feliz: aliviar de sus penas a la mujer que adora y enfocarse día-noche en sus hijos para dejar unos seres humanos mejores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: